lunes, 21 de abril de 2008

Las 11 en tu reloj

.

Te encuentro tumbado en la cama,
boca abajo,
desnudo.
Roza la sábana hasta tu cintura,
la negra seda ansia descubrirte.

Me deslizo a tu lado perdiéndome con tu respiración
y decido dibujar suavemente formas en tu espalda
mientras uno los lunares a través de líneas imaginarias
con mis dedos,
después con mis labios,
húmedos,
ardientes,
quizás hambrientos, que más da.

Miras el reloj,
las once.

Me descubres y nos perdemos.


.

4 comentarios:

JuAntonio dijo...

.

Abierto de brazos, en el centro, ocupando toda tu cama. Decúbito prono, sin más que sábanas de seda negra tapándome las vergüenzas.

Ansias descubrirlas.

Te siento cerca, muy cerca. Tú te pierdes en mi respiración y yo te encuentro en el aire, sin respiración.
"Sin naves espaciales das pasos de astronauta por cada uno de mis lunares".
Tus labios...
fríos como la Luna,
ardientes como el Sol,
ávidos por besar, qué más da.

Son las once
en mi reloj.

Te descubrí y tengo ganas de ti.

.


***

... contigo es más divertido ver pasar las horas.
; P

мαяια dijo...

Acabo de tener algo así como una especie de visión... :P
Te cuento: he visto un libro, bueno... sus capas; como título "Las horas" (ya, ya sé... es que yo muy original para los títulos y los nicks no he sido nunca...); justo después del título un nombre de cuatros letras (dos consonantes y una A que se repite) y al final... al final el sello de una Editorial inteligente, muy inteligente (simplemente porque las demás, pecaron de tontas y lo dejaron escapar...) ;)

Sigo envidiosa perdida, pero es una sensación que tampoco me desagrada...

Un besote!

Paola dijo...

Jara y Juantonio. Soy adicta a vuestros relatos de ida y vuelta.

BarakKhazad dijo...

nos perdemos...

... quizá en el ajetreo de la Gran Vía,
... quizá en la más salvaje lujuria,
... quizá en el sudor y fuerza de la pasión,
... quizá en el evocar lo que pudo ser y no fue,

... qué ambiguo, no? :)