domingo, 19 de febrero de 2012

Nada.

- Quizá esté loco, lo sé, pero no había otra manera de conseguirlo.
-¿ Y por eso me tienes que besar?
- Quería saber lo que sentía.
- ¿Y qué?
- Nada. No siento nada.

7 comentarios:

Juan Luis Galán Olmedo dijo...

Cortito , pero directo como siempre.

Un abrazo

www.utopiadesueños.com.es

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷSechatƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

¡Puf! ¡Qué planchazo! Muy contundente.

Besotes.

Carlos dijo...

El vacío de un beso halla la respuesta inesperada, a aquello que le impulsó a darlo.
Probó, pero sin sentimiento era imposible sentir.

Precioso micro Jara

Charlie P. Raven dijo...

Aquel que hace cosas solo por que si, eso obtiene de respuesta: nada. ¡Excelente!

Carlos dijo...

Sin la imaginación solo podemos sentirnos presos, y sin la palabra, sin la posibilidad de escribirla, de leerla, de sentirla, porque hay quien no puede hablarla, ni escucharla, ni escribirla o leerla, sin ella, además de presos, solos.

Sí, libertad siempre.

Teresa dijo...

Es hermoso y triste intuir que quien hace la pregunta quizá sienta más, que quien se atreve a los hechos. O puede que no deje de tener una cierta coherencia estúpida: ¿por qué quién más se atreve es, algunas veces, las que más, quien menos siente?

Me ha gustado mucho. Un saludo, Teresa

Manuel dijo...

Tan cierto como la vida misma