lunes, 16 de mayo de 2011

dormir, dormir en silencio...

" La ciudad despertaba, pero lo hacía envuelta por las sombras"
y yo dormía sin soñar nada concreto,
igual las pesadillas invadían mi silencio,
es más, la noche guardaba los secretos.

Pero resulta que como cada despertar,
no era sólo la ciudad quien amanecía,
sino mis pensamientos.
Y yo, ya loca,
sólo quería que las sombras
descubrieran lo que siento
o me devolvieran la noche
donde ya dormida de nuevo
ni siento ni padezco.

Siempre entre sueños,
no hay pensamientos inoportunos...

Quiero dormir,
dormir,
dormir en silencio.

6 comentarios:

*Sechat* dijo...

Me gusta el cierre del poema... es como una especie de invocación a la muerte, si me lo permites y me resulta muy acertada y evocadora. Un besazo.


P.D.: yo tengo mi texto aún por acabar. ¡Upsss!

Carlos dijo...

Que dificil tiene que ser dejar de escuchar lo que no se escucha. Despertar buscando el silencio y saber que nunca se marchó. El poema creo que refleja esa tensión, invisible, calma.

Muy buen título también.

A por el martes!

Esther dijo...

Yo también quiero dormir, dormir y dormir... Ya somos dos :)

Esther dijo...

A veces es preferible... pero, bueno, ya iré esta noche, a ese otro mundo... a ver si me espera algo especial, que no lo creo.

Roc dijo...

Como dormir me cuesta y mi vida tiene demasiado ruído, a mi tu poema me resulta relajante y me ha entrado ganas de dar una cabezada, cosa que siempre agradezco infinitamente.
La muerte en si es una liberación y el descanso un bien que a mi me cuesta demasiado....
Un abrazo.

Manuel dijo...

dulces sueños!