domingo, 10 de abril de 2011

tREs.


Contó hasta tres y desapareció.

Como un pestañeo,

como un susurro que se va con las olas

y no vuelve.


Como un chasquido,

¡chas!

Sin darte tiempo a reaccionar,

sin poder reaccionar,

querer reaccionar,

pero ya ha desaparecido.


Tres.

Silencio.

Dos.

Lágrimas.

Uno

Adiós.

8 comentarios:

Roc dijo...

Es cortito pero intenso... Cuando alguien quiere desaparecer sólo necesita voluntad y seguridad en lo que quiere hacer.
Un abrazo guapa!!

Niobiña dijo...

Pocas palabras y tantos sentimientos. Se nota que se te da bien expresar grandes conceptos, sentimientos e ideas en una concentración justa y perfecta de palabras.

Soledad, miedo, dolor, tristeza... Tantas cosas en tan poco espacio. Perfecto, como siempre :)

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

wannea dijo...

Cero

Olvido y dolor



:) bessos

Hell dijo...

TUYO!
No hase falta sidir nada más... ;)
Aunque sabes que me gustan esas locuras que a veces salen de tu atolondrada cabeza.

Más...

Más...

Beso.

Hell.

Carlos dijo...

Se solía contar un dos tres para dar comienzo a algo, para que el tiempo corriese hacia un final. Aquí no es comienzo, no hay final, tan solo desaparece.

Un momento de vida.

Que aparezca el martes! :)

Hell dijo...

La sabrás cuando seas la protagonista... ;)

atenea dijo...

Me encanta, porque con muy poquitas palabras nos cuentas (o sugieres) tanto... genial, de verdad :)

Besos!!

*Sechat* dijo...

Me encanta que cierres esos versos con esa maravillosa cuenta regresiva. Un acierto.

Besotes.