jueves, 20 de enero de 2011

Y no dijo adiós

Y un buen día decidió recuperar sus pensamientos
nadar por su pasado y revivir momentos impagables.
Un buen día decidió quedarse en silencio,
no dar un paso más en su vida
volverse indefensa
y no dejarse acariciar.
Le dolía, fuera lo que fuese le dolía.
Pero ella no respondía.

Y la miraba y ella ya no percibía mi sonrisa,
ni mi dolor,
ni si quiera podía decirme que sucedía,
(me pregunto si ella lo sabría)
si dentro de la inconsciencia
su conciencia luchaba por huir
o se dio por vencida
en ese paraíso (déjame creer que no fue un infierno)
en el que pasó sus últimos días.

Y no dijo adiós
y sin embargo yo tuve que despedirme.

3 comentarios:

Manuel dijo...

Me encanta jarísima.
Tal vez suene pretencioso, pero me gustaría pensar que te he servido de inspiración :P.
Y sí, me gusta mucho, muchísimo, el segundo párrafo sobre todo.
Ahora bien, una cosa sí que te digo, hay que currarse los títulos eh!!
Un beso!

Jara dijo...

Venga va le pongo tírulo! Serviste de ayuda Manu pero fueron más las circunstancias que otra cosa.


Pd: A mi abuela, que se fue sin despedirse hace una semana.

Muak

Manuel dijo...

Ahora que he leído tu comentario me gusta más el primer párrafo.
Un besazo.