viernes, 9 de abril de 2010

sin t´tulo (18)

.

Y sé que estás ahí, tras de mi,
y aunque no pueda verte siento tu deseo,
tu ansia, tus ganas de volver a ese instante
en el que los dos fuimos uno.

Y sé que estás ahí, con ella,
viendo en sus ojos mi cuerpo,
en su placer mi veneno,
en su ardor mi piel.

Y sé que eterna es la amistad
y yo como siempre
estoy cansada de ella.

.

7 comentarios:

Manuel dijo...

bueno bueno, la amistad no siempre es eterna, o eso pienso yo. La Amistad es otra cosa distinta, que sí puede serlo, aunque es un concepto mucho más idealizado.
Jarísima, si yo escribiera como tú... no se... pero eso, que escribes chachi.
Besos desaparecida!!

Jara dijo...

razón tienes. de eterna no tiene nada, pero no siempre

mariapán dijo...

La amistad, como todo, puede hasta ser momentánea... Tengo amigos de un cuarto de hora que jamás olvidaré... Luego tengo amigos que dicen serlo desde la eternidad y sólo son seres etéreos que chupan sangre... en fin, si sientes que te ve en otro cuerpo, lo más probable... es que sea una verdad como un templo...

Un beso preciosa y no confundas conceptos, hay gente que de la amistad se hace un sallo pero no lo comparte nada más que cuando le place y eso, a veces, a las que somos tú o yo... nos hace daño...

¡¡¡ vaya monólogo, lo siento !!! besos

Jara dijo...

Mirar un poquito más en los versos. Que no hablo de la amistad como tal

Miriam dijo...

Como me gusta tu blog Jara! Que hacía mucho que no me pasaba!!! A ver si te pillo y hablamos y nos ponemos al día! Un besillo

Perikiyo dijo...

Una vez fuíesteis uno. Pasásteis la frontera de la amistad. Pero después, cada uno volvísteis a cruzar la aduana. ¿Me equivoco? Seguramente sí.
En cualquier caso, me ha gustado mucho este blog. Con tu permiso, me quedo.

Saludos.

Carlos dijo...

Dificil es expresar con palabras esa escena en donde el silencio escribe con los puños cerrados la fuerza del pensamiento, pero lo consigues llevar a cabo bellamente.

¡Que no se apague nunca esa sonrisa!