miércoles, 4 de marzo de 2009

Sin t´tulo (5)

.

Ayer regresé desnuda a mis pensamientos

y no siento más que el frío

que congela mi ser.


Y sin corazón caliente

que arregle este desastre

no siento más que la mente

atravesando mi estómago.


Consciente de lo que hice,

de lo que soy,

de mí en este escenario llamado destrucción,

yo misma juego

a entender lo que creo que es la razón.


Absurdo.
.
.

4 comentarios:

insomnio dijo...

Es curioso lo de la mente y el estómago cuando no se siente el calor del corazón. Me gustó mucho esa parte es aparentemente real y considerablemente hermosa.
En cuanto a lo de entender la razón, tranquila, no estás sola.
bss, jarísima.

Carlos dijo...

La nada es absurda,y la derrotaste al regresar.La mente tiene hambre de palabras,en invierno no hay calor,jugar es azar,el azar inspiración,y con ella la imaginación,y la razón,y los sueños.

Esto sí que no tiene título :) y puede que ni sentido,pero es lo que salió tras leer tu poema.

Felíz finde!

mariapahn dijo...

Bueno, el absurdo para mucha gente era el sentido de su vida; tú lo sabes que eres de tablas y telones. Kandinsky encontró el sentido de la abstracción, quién dice que el absurdo no tenga su principio, su fin y un desenlace... TODO LO ABSURDO NO ES DESTRUCTIVO, SÓLO ES ABSURDO.
un beso guapa!!!

Pedro Escudero dijo...

Vaya puñetazo... El lo que tienen los pensamientos, que no hay nada que nos proteja allí dentro, somos lo que somos...

Un abrazo,

Pedro.

Ps: Una eternidad sin pasar por aquí, pero ultimamente me falta el tiempo :-(