sábado, 14 de febrero de 2009

Sonrisas Rotas

"Los países enfermaron de guerra y comenzaron a vomitar sangre" y sin embargo aquél niño aún conservaba su sonrisa. Yo no entendía porqué, su madre yacía casi irreconocible a su lado, su hermana gritaba llena de terror , mientras sus lágrimas bañaban su sucia cara. El permanecía quieto, seguro, sin una pizca de miedo en sus ojos, Cloe se lo había robado, (el miedo), estaba todo en su rostro, en su temblor, en ese horroroso dolor que la invadía por una pierna desgarrada.

- Acaban de robarme la vida, pero me han regalado la rabia.
- ¿Por eso sonríes?
- Sí, algún día alguien pagará por todo esto.
- ¿Y si esta maldita guerra no llega a su fin ?
- Entonces habré muerto sin miedo.
- ¿ Y te hace feliz?
- ¿Quién te ha dicho que lo sea?
- Estás sonriendo Tin
- Pequeña, algún día entenderás que no todas las sonrisas son de felicidad.
.

15 comentarios:

Camaleona dijo...

Qué triste realidad... la inmensa capacidad que tiene el ser humano para defenderse del sufrimiento.

Popi dijo...

Por desgracia, Jarita, por desgracia el ser humano halla en la venganza más comprensión que en la belleza de la vida misma. Es la contradiciión del ser humano. El rencor no es bueno.
Un beso guapa.

Paula dijo...

El rencor no es bueno, pero en este caso yo entiendo que la venganza sea lo único que pueda consolar un poco.

aLba dijo...

las sonrisas a veces son traicioneras...

Laura dijo...

Jo, no me gusta esa sonrisa, no es buena para la paz.
Un beso para mi Jara grande.

Manuel dijo...

Da miedo pensar en alguien que ha perdido el miedo. Tratar con alguien así no debe ser fácil.
Si Tin termina siendo un psicópata, terminarán echándole la culpa a él, aunque siempre caben las preguntas: "¿por qué pasan ciertas cosas?", "¿de verdad lo que pasa a nuestro alrededor y no nos afecta no es nuestra responsabilidad?"
bss

Miriam dijo...

Los triste es que los verdaderos culpables de las guerras nunca serán capaces de pagar por todo el daño que causan.

Un beso guapa, y espero que tus sonrisas siempre sean de felicidad

Virginia Vadillo dijo...

Por desgracia es así, no todas las sonrisas son de felicidad... Y después de vivir algo así, quién soy yo para decirle que no sonría??

migul dijo...

A mi la que más me gusta es la que encierra un toque de malicia lasciva...

Sara dijo...

Esa frase final es toda una sentencia, Jara.
No sé porqué pero me la imagino en los labios de Humphrey Bogart.

;)

Sara dijo...

Los niños no deberían sonreir nunca de esa manera y sin embargo estoy segura de que muchos lo hacen...que mierda.

Siempre he sentido debilidad por las historias que no me dejan indiferente y tus historias suelen hacer eso conmigo aunque esta lo ha hecho más que ninguna.

Un besito

Paula dijo...

Escalofriante.

Que manera de trasmitir...

jas dijo...

Hola,I presentarme, mi nombre es jazmín y meta'Italiana y meta español en Madrid. Es un placer para hacer amigos con las personas que mantienen blogs en español, ser doblemente poiche'e'come casa. Si voy a encontrar un gran sara'per me felicita'e de poner en lista de amigos. Ahora se ven bien en su blog.Spero pronto.

mariapahn dijo...

¡Ostras, me ha encantado! muy visual, me he imaginado a Tin con unas sonrisa de medio lado y con los ojos escapando de las órbitas...uffff qué dolor y que miedo. Muy bien reflejada la ira de una guerra... ¡magistral! enhorabuena

Pedro Escudero dijo...

Tremendo. Me he encantado la frase de Acaban de robarme la vida, pero me han regalado la rabia, es d elas que impactan.

Un abrazo,


Pedro.