domingo, 11 de mayo de 2008

SUICIDIO.


.

He decidido suicidarme mamá. No pienses que ha sido una locura de última hora ni que me he levantado con el pie izquierdo, pero simplemente creo que hoy es el día adecuado y en el que menos sufrirás.

He tirado las palabras por la ventana, estoy harta de decir gilipolleces. Aproveché a que no me temblaban las manos, y mientras acercaba la cerilla al cigarillo que nunca encendí, prendí todas las sílabas y soplé para que el viento se llevara las cenizas. Fue bonito contemplarlo.

Me hubiera gustado que estuvieses ahí para verlo, el momento habría sido más mágico si cabe. De repente la oscuridad lo envolvió todo, dentro de mi sentí un cosquilleo, y entonces supe que cuando volviese la luz todo habría cambiado. Y así fue mamá, y aunque no lo puedas entender, en ese instante supe que por fin, desde hacía mucho tiempo, hacía lo correcto.

La última vez que te vi era adolescente, no estoy segura de haber crecido mucho más, ( ya ves que ni si quiera te hablo de madurez), creo que nunca he sido más niña que hoy, creo que nunca he visto la vida de este color, creo que hoy iría vestida de rosa, con lazos en las coletas y me reiría de mi misma al verme en el espejo. Hoy puedo resultar estúpida pero es que voy a suicidarme y me tomo ciertos privilegios como borrar todo lo escrito, tirar a la basura los recuerdos, perderme en el vacío de los pensamientos y escalar hasta los labios de la luna donde el hielo congele el tiempo para siempre y nunca.

Siempre dijeron (dicen) que soy una chica triste, que mi mirada es inquietante, que resulto misteriosa, que no hablo, que soy rara, diferente. No les resultará extraña mi muerte. A mi no me importa, ¿y sabes por qué? Porque quizás tengan razón y sea eso y muchas cosas más, pero yo no quiero ser diferente ni como ellos, simplemente soy yo y aquellos que me conocieron saben que mereció la pena.

Tú no sabes como soy. Ahora ya no importa. Mañana será otro día y seguro que no recordarás ninguna de estas palabras, por eso te dejo en el cajón de la mesilla una cinta de vídeo al lado de tu libro favorito. Cuando la pongas descubrirás que en mitad de la misma hay cinco minutos en blanco, eso es lo que siento por ti, aunque creo que me engaño porque si fuera así no me estaría molestando con toda esta absurda parafernalia, pero moriré más tranquila si continuo con este pensamiento. A alguien se le olvidó decir que también soy cabezona.

La casa que ves arder es la nuestra. Rescaté las fotos por si algún día decides recordar...

Me despido hasta siempre y hasta nunca (como siempre). Si quieres verme mira en los ojos del gato negro que decías que veías en la habitación oscura y nunca estaba.


.

11 comentarios:

Jara dijo...

con guiños a ciertas frases del cuentacuentos con las que no escribí en su día..

El mundo de Yas (Andrés) dijo...

Un texto duro de tragar, en el sentido de que te pone o por lo menosa mi me ha puesto en tensión.
Me han venido recuerdos pasados de malas ideas pasadas que gracias a la fuerza de voluntad y otros aspectos secundarios nunca se hicieron realidad, no hubo dia perfecto.
En fin, aunque sea muerto, yo seguiré viviendo...

Besus de colorillos...
Mundoyas.

David L. dijo...

Y yo no sabía que tenías este blog!!! Tambien me hace ilusión. Deje la blogosfera hace un año, un año en el que he hecho otras cosas, y ahora vuelvo otra vez.

Un besote guapisima!!!

www.cosasquehacenPOP.com

Paula dijo...

Impecable, con o sin guiños a otras frases, no tendría un pero que ponerle. Inquietante, hace sentir, y al fin y al cabo, eso es lo importante.

Nunca tires tus palabras por la ventana. Tienes tanto por decir...

Besotes

Tormenta dijo...

el compendio cuentacuentil te ha quedado sumamente natural, la carta, si se me permite la expresión, muy mezquina... por eso me ha encantado.
mmmm pero la frase de los zapatos habría entrado también de perlas
un beso guapa.

elpalabarista dijo...

Está bien, aunque no entiendo mucho lo de la cinta en blanco. No me encaja demasiado con lo demás.

Saludos.

Anónimo dijo...

Cinco minutos en blanco y una pena infinita.
Los silencios hablan más que los gritos. Y duelen más.
Hay tanta gente vagando por ahí que ha perdido su alma y no lo sabe... o que nunca la tuvo..
Siempre princesa, nunca insignificante, aunque haya días y que nada tenga sentido ni merezca la pena.

Mi vida merece la pena simplemente porque eres mi hermana.
Te quiero.

YEYE.
Eres MI escritora FAVORITA.

Klover dijo...

Los guiños me han gustado...y el texto en sí rayando la rabieta ;) que seguramente fuera la intención de la "niña" suicida...

No me hizo especial gracia el pilates nop..no creo que siga con él...soy más de correr o descargar energías dando puñetazos (a un saco...^^)

Besetes

elpalabarista dijo...

Tienes razón en la frase. Lo que pasa que en tu texto hay una despedida y luego una cinta en blanco, dando a entender que la persona de la que se despide no le importa.

Pero, claro, es como yo lo veo.

Saludos.

DaNieL dijo...

Impresionante Jara, como viene siendo desde que te lei la 1ª vez, aunque he estado un poco bastante parado las visitas han sido frecuentes, me alegra que te gustara lo nuevo, ahora, como en todo de todos, hay algo nuevo, un cambio quizas.
Me encantó pasear tus nuevos escenarios, aún recuerdos las palabras que se dibujan en el aire, mil besos.

DaNieL.

http://verdtira.spaces.live.com/

BarakKhazad dijo...

hum... inquietante.. :-)