domingo, 11 de diciembre de 2011

El mayor Monstruo

- "No sabía que en la guerra hay monstruos más terribles que el hombre."
- Yo no estoy de acuerdo. - dijo Mike en bajito creyendo que nadie le escuchaba.
- ¿Por qué no lo estás Mike?

Mike miraba el suelo sin querer responder.

- Mike decías que no estás de acuerdo, ¿Porqué?.
- El hombre es el peor monstruo que hay en el mundo.
- ¡Cállate Mike, cállate! - grito sobresaltada Lucie.
- Deja que hable tu hermano Lucie.

Si las miradas matasen, en ese momento habría caído fulminado Mike.

- No sé mucho de guerras, pero sí del mayor monstruo.

Lucie seguía en pie intentando hacer callar a su hermano.

- No lo hagas por favor, prometimos que no hablaríamos nunca de ello - le pedía Lucie con lágrimas en los ojos a Mike-
- Nadie tiene que saber de quién hablamos Lucie.
- Maldita seas Mike, la gente no es tonta.
- ¿Entonces por qué nadie hizo nada cuando se enteraron?, eh Lucie, ¿si la gente no es tonta por qué nadie hizo nada?. ¿Por qué dejaron morir a mama?, ¿por qué no la salvaron?, ¿por qué oían sus gritos todos los días y nadie llamaba a la puerta?, ¿por qué permitieron que nos quedáramos solos?.

Lucie no podía hablar. Miraba a su hermano y apretaba los puños con toda su rabia contenida. Lo habría abofeteado hasta que se callara, pero sabía que Mike tenía razón aunque acabara de romper su promesa.

- Papá es un monstruo Lucie. El mayor monstruo que hay en la tierra, y lo peor es que sigue vivo.
- Entre rejas.
- Vivo. Mató a mama y nos hizo imposible la vida. ¿No te acuerdas cuando entraba en tu habitación por la noche?, ¿cuándo intenté salvarte y conseguí que me rompiera el brazo?
¿Por qué?, ¿Por qué me tengo que callar?.
- Porque sí Mike. Porque esto es una mierda. Porque no quiero que la gente me mire como me miran ahora ellos. Porque quiero olvidar. Maldita sea. Quiero vivir y olvidar.

- Lucie, nadie te mira de ninguna forma- dijo la psicóloga del centro.
- Que sabrá usted. Viene aquí una hora a la semana, nos suelta frases estúpidas para que reaccionemos y ¿qué consigue?. Que removamos la mierda una y otra vez hasta que nos entren ganas de suicidarnos.
- ¿Te quieres morir Lucie?
- No sé que quiero. Sólo quiero que esto acabe. Quiero ser feliz. Quiero verlo muerto. Quiero que se muera y enterrarlo con mis propias manos. Lo mataría yo misma si pudiera. Le odio. Le odio con toda mi alma. Lo mataría yo misma si pudiera...
- Serías una mujer monstruosa - dijo alguien al otro lado de la sala queriendo quitarle importancia a todo lo que acaba de suceder-

Todos se echaron a reír. Todos. Incluidos Lucie y Mike.

17 comentarios:

Sara dijo...

Pues yo entiendo un poco a Lucie y su reacción. Vaya situación complicada.
Desde luego, coincido con Mike, no hay monstruos peores que el hombre.

Malena dijo...

Me ha encantado. Sobre todo la parte de "Lo peor es que sigue vivo, entre rejas, pero vivo". El odio es un sentimiento tan poderoso que acaba por dominarnos, y entonces sólo encontramos paz con el sufrimiento del culpable que lo inició todo.
Yo también entiendo la reacción de Lucie.

Jan (Niobiña) dijo...

Un relato que por desgracia, para algunas familias es la vida misma. Yo a veces también me sorprendo de las maldades que pueden llegar a hacer algunos hombres y mujeres, somos nuestros propios monstruos.

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Carlos dijo...

La guerra escapa a cualquier medición, no es alta ni baja, ni ancha ni estrecha, no hay guerra grande o pequeña; puede darse en todo el planeta a la vez o en la habitación mas remota de un barrio olvidado.
El odio, el rencor, la muerte, la violencia, y sobre todo las razones con la justificamos.
Y sin embargo olvidaría tanta palabrería y como Lucie querría verlo muerto.

Felicidades por sacar a la luz a estos monstruos que por desgracia siguen matando aun en tiempos de paz.

atenea dijo...

Ufff qué duro, sobre todo porque podría tratarse perfectamente de una historia real.

Es comprensible la reacción de ambos... Mike se niega a callar, para él sería ocultar la realidad. Lucie tiene tanto odio en su interior que sólo desea vengarse, y no quiere que nadie sienta lástima por ella.

Buena historia :) Besos!!

Emma Grandes dijo...

Muy duro, pero desgraciadamente también muy realista. La impotencia de sentirte en una situación así hace que florezca el odio hacia una persona que podría haber sido muy importante en tu vida, pero lo único que deseas es que hubiera desaparecido a tiempo. Antes de que se hubiera convertido un arma asesina. Un relato estremecedor a la par que valiente.
Saluditos!

Metalsaurio dijo...

Situaciones cotidianas y lenguaje hollywoodiano, no? ;)

Un saludo.

El mundo de Yas (Andrés) dijo...

Pues... la verdad es que el final tiene mucho sentido, matar a quien mata y reírse de ello. Me ha encantado Jara. Felicidades.

Mundoyás.

Reithor dijo...

La mejor manera de callar los monstruos que llevamos dentro es con un saco de carcajadas... al menos durante un tiempo.

Un saludo :)

Hell dijo...

Nena... está de puta madre, salvo el final. No me cuadra que todos se echen a reír, lo siento. :)
Pero los diálogos, como me dijiste aquella vez, es lo tuyo.
Enhorabuena!!!

Un beso.

Hell.

Juan dijo...

Hola

Pues muy bien este relato. Pobres Lucie y Mike que han acabado donde han acabado sin tener la culpa.

Un saludo.

Juan.

Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄ƷSechatƸ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

No creí que de esta frase pudiera derivar un relato con la temática del tuyo. Me encanta haberte leído.

Un besote.

Larisavel dijo...

Realista a mas no poder, y escrito de una manera impecable.

Besazooooos!

Malvi dijo...

Es duro lo que cuentas, la situación... es increible que la mente de un padre de femilia esté as´k de atrofiada. Muere maltratada una mujer, su mujer... y quedan los hijos, ¿cómo un padre puede abusar de su propia hija? ¿cómo se puede abusar de un niño? ufff!

Un tema muy delicado muy bien llevado. Me ha gustado mucho :)

Besooo

Hada de las frases dijo...

Un relato que baila entre la realidad y la ficción. Cuántas personas se pueden sentir identificadas con alguna parte de tu relato. Las personas podemos llegar a extremos de brutalidad que ni imaginamos.

Te dejo besos y polvo de Hada.

alguien dijo...

A mí sí me gusta esa salida de tono del final porque creo que le aporta y hace que sea un cuento distinto a lo que podríamos encontrar dadas las circunstancias. Eso sí, échale un ojo a la puntuación y acentuación; hay por ahí varias cosillas que corregir.
Excelente dominio del diálogo ;)

El Pistolero dijo...

Voy a coincidir sólo a medias con mi amigo Brian. El diálogo me parece brillante. Creo que tu herencia como animal de escenario te hace destacar en la veracidad de los personajes y sus diálogos. Son muy muy buenos. Si a eso le añadimos una historia dura, como las que últimamente nos regalas, da una historia redonda. Muy buena, de verdad.

En lo que disiento con Brian, al igual que Hell, es que ése final se me hace demasiado forzado. Vamos, que me pongo en situación, me imagino en un momento con esa tensión, y dudo mucho que se me escaparan unas risas...

Un besazo!!