domingo, 13 de marzo de 2011

Comienzos (I)

De repente un día, todo comenzó de nuevo. Como aquella vez, como aquella maldita vez en la que su vida dio un giro de 360 grados. ¿Cómo pudo ser? Nadie lo supo y nadie le dio respuestas. Apenas recordaba nada. Se despertó casi desnuda en un lugar en el que nunca había estado, con el cuerpo lleno de arañazos y en su mano un cuchillo. Unos metros más allá un hombre sin vida descansaba sobre un charco de sangre. Cuando se acercó, horrorizó al ver el cuerpo sin piel y esos ojos fijos en ella. ¿Aún respiraba? Pudo comprobar que no.


Soltó el cuchillo de inmediato y el ruido sordo al caer la inquietó. Su respiración entrecortada y sus piernas temblorosas no le dejaban pensar, apenas podía dar un paso. Qué hacer, se preguntó una y otra vez.


Buscó sus cosas y se puso unos vaqueros y una camiseta de tirantes que encontró por allí. Esa no era su ropa pero le dio igual. Un móvil comenzó a vibrar. Miró la pantalla. Ray. ¿Quién era Ray? Descolgó para descubrirlo.


- Pequeña ya era hora. ¿Dónde estás? - No lo sé. ¿Quién eres? ¿Por qué me llamas pequeña? - Oh vamos ¿ya estás otra vez con tus bromas? - No sé de que me hablas. - Espero que hayas terminado el encargo o Rob se enfadará. Te espero en 15 minutos en el club. - ¡Espera! ¿Qué club? Oye no sé quien eres ni de que encargo me hablas, pero si sabes donde estoy ven a buscarme, creo que... - No te muevas de ahí.


Dónde iba a ir, pensó. Confusa intentó recordar que hacía allí. Se sentó en una esquina y cerró los ojos tan fuerte que se hizo daño. Al rato escuchó unos pasos.


- ¡Ray! ¿eres tú?


Apagaron la luz y sintió un golpe en la cabeza. Cuando volvió a respirar se encontró atada en una cama en la habitación de lo que parecía un hospital.


-Bienvenida al centro de salud Parker. Soy Helen tu doctora. ¿Cómo te encuentras? -Me duele la cabeza. ¿Qué hago aquí? -Llevas dos días inconsciente. Te encontraron en un callejón en la avenida Silent, cubierta de sangre y un arma en tu bolso. La policía está fuera quiere hablar contigo. ¿Sabes cómo te llamas?. -Alice. - ¿Alice?.Eso no dice tu DNI. - Dígamelo usted entonces.


Unas voces comenzaron a atormentarla... Ya no podía escuchar a la doctora.


- Tienes que matarla. A ella también o hará que te encierren como la última vez. No te fíes de ella. Eres Alice, Tienes que matarla. - ¿Y cómo voy a matarla si me tienen atada pensó?


Comenzó a dar gritos y a revolverse hasta que un pinchazo hizo que se tranquilizara. Es lo último que recuerda y desde entonces lleva 3 años encerrada en ese centro Psiquiátrico. La han contado muchas cosas y ha hecho muchas preguntas durante todo este tiempo pero nadie a podido responder porqué mató a ese hombre, quien era Ray o como llegó hasta allí. Sin embargo su memoria está intacta con respecto al resto de su vida.


Hoy van a darle el alta y comienza su juicio. Y hoy de repente todo comienza de nuevo:


" Tienes que matarle. Cuando salgas ahí fuera tienes que matarle"


¿ A QUIÉN? gritó desesperada.


continuará...




14 comentarios:

Niobiña dijo...

Cuanta angustia refleja tu relato. Se encuentra perdida en un mundo que no reconoce, un mundo que tampoco la reconoce a ella. Quizá a seguido girando mientras ella se detenía a pensar y cuando ha querido alcanzarlo ya no ha sido capaz de volver a la realidad... ¡Habrá que esperar para adivinarlo!

Me encanta volver a verte por aquí, ya se echaba en falta todo esto.

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Hell dijo...

Un día comenzó todo cuando, sin saber porqué, la chica padece un trance amnésico que la desconcierto sobre el escenario. No recuerda qué ha pasado en los instantes recientes de haber recuperado la cordura.
No está loca. Simplemente había realizado un encargo que no recordaba haber aceptado. ¿Podrá adivinar qué ocurrió en esos lapsus temporales, tan importantes para ella y su futuro incierto?

...continuará...espero...
...porque si no continúa no sé de qué va a ir la historia!

Parece una trama llena de nudos que se irán desenredando en un momento dado. Me gusta... el suspense... el porqué de las cosas... de las situaciones personales de cada personaje... pero debes continuarla: por el bien de todos. ¡Por tu bien!

P.D.: Mírate los símbolos de exclamación, interrogación...

P.D.2: No me fui. Descansé en la penumbra... ;)

Roc dijo...

¡Jo niña! Con qué inquietud me dejas....!! Para estar oxidada tienes dentro muchos personajes sin nombre, que poco a poco irán conociendo su personalidad, una vez te vayas engrasando y sacándolos para afuera...
Siempre me ha gustado tu forma de escribir y ahora me doy cuenta que la echaba mucho de menos.
Un placer volver a leerte Jara.

Angelical dijo...

¡¡¡Cuánto juego literario da un loco!!! me encanta esta historia de mentes perturbadas y misterios pendientes. habrá que armarse de paciencia XDDD

Larisavel dijo...

Ya volvemos con las buenas costumbres! Aqui estoy entre relatos y me siento como hace algun que otro añito! Y de nuevo esa sensacion cuando al final te dejan con un ...Continuará, esperando que no tarde mucho la historia siguiente que me quite esta inquietud!

Un besito Jara, y gracias por haber dado esta gran paso

*Sechat* dijo...

¡Madre de Dios! Da gusto volver a leeros a todos. Es asombroso comprobar una vez más, las historias tan distintas que se nos ocurren a partir de una misma frase. Me tendrás pegada a la pantalla para saber cómo continúa tu relato.

Un abrazo y aplausos por tu iniciativa de recuperar el espíritu cuentil y por brindarnos historias como ésta. GRACIAS.

Shaylee dijo...

Que miedo daría que te pasara algo así, despertase sin saber donde estas ni lo que has hecho, y lo peor el por que lo has hecho...

Me encanta tu relato, estoy deseando que llegue el lunes para ver como continúa la historia.

atenea dijo...

Ay, pobre... con lo agobiante que tiene que ser despertarte y no saber qué ha pasado!! Encima ahora que le van a dar el alta parece que empieza todo otra vez.

A ver lo que haces con la historia eh?? que la chica me da pena y quiero saber qué pasó!! Me pasaré a leer la continuación :)

Besos!

Miriam dijo...

Jarita que recuerdos volver a leeros! Me has dejado con la intriga asi que volveré!

Manuel dijo...

¿De qué me suenan a mi estos personajes? :P
Hoy me has puesto la carne de gallina, me ha gustado.

wannea dijo...

CONTINUARÁ?????????? ¬¬ yo si que voy a martarte, vengo aqui, me engancho cual niña chica a su juguete nuevo y llego a la maldita palabra.... matarte es poco!!!! No te creas que vas a librarte de mi, volveré a por más sangre muajajajaja

bessos!
PD: encantada de releerte :P

Carlos dijo...

Me alegra volver a ver esto en marcha, y te agradezco la labor que has llevado a cabo para ayudar a que sea posible. Gracias

No he tenido tiempo para hacerme con la frase pero esto está en marcha ya!

Leyéndote y al llegar al nombre de Ray no pude evitar trasladarme a otro relato del género, tiempos ha :), que escribiste y fue como si fuera ayer, un escenario que no pierde intriga, identidad, señas, que requieren una continuación.

Un sabor a misterio que no se pierde con el tiempo.

El bardo dijo...

Inquietante e intrigante, espero que lo continues, en serio.
Un saludo.

carlos dijo...

hola, creo que se como va, estaré mas atento la próxima vez, saludines