jueves, 13 de noviembre de 2008

(sin t´tulo) .2.


"La mano no me tiembla mientras acerco la cerilla al cigarro que cuelga de mis labios". No sé para que la acerco. Está apagada. Ni si quiera me molesto en encenderla porque no tengo ganas, así que tiro el pitillo y lo aplasto con la puntera de mis botas. En ese instante me doy cuenta que preferiría estar descalza, sintiendo el frío suelo de la carretera, destrozando la piel dura, haciéndome daño ya que no existe nadie cerca que pueda hacerlo, ahora, que es cuando lo necesito..



Vacío

Me quito el calzado y lo arrojo tan lejos como puedo, se ve que mis fuerzas no son suficientes. Podría acercarme y darle una patada, pero no quiero. Si han caído en el barro será porque ese es su sitio, aunque si estuvieran en la basura supongo que no pasaría nada.


Nada


Camino sin saber hacerlo. Me gustaría volver a nacer y ser consciente de esos primeros pasos. Quiero ir al sur pero voy con rumbo norte.


Desequilibrio


Actúo sin pensar. Miento, pienso demasiado. ¿Corazón o mente?. El corazón dejó de sentir hace mucho tiempo. Sobrevive el estómago, las entrañas se revuelven.


Tiempo


La importancia justa en mi reloj, sólo el tic tac en mi muñeca, en mis pulsaciones. Si realmente le diera su valor, estaría haciendo algo con mi vida. Deprisa, pasa veloz.


Espacio


Vital.


Sentido


El que tú quieras darle. Yo no se lo encuentro.

.

5 comentarios:

walking dijo...

todo lo que pueda decir estaría de más. ya te he hablado (aunque sea entre silencios) de sensaciones como esas. No le falta nada, ni tpco le sobra. El mundo sería muy extraño si en él no existieran personas que sepan a ciencia cierta como se siente el prota de tu relato.
bss sevillana

camaleona dijo...

No creo que no hagas nada con tu vida. Escribir lo que has escrito ya es hacer algo.
La vida pasa volando...

turistaentupelo dijo...

A veces Nos dejamos pasar el tiempo sin percatarnos de su paso.

Aún así, no me gustan los relojes.

Soy Bejarano, así que seguro que algo más tenemos en común, aparte de estar los dos exiliados en la capital.

nica dijo...

Me despedí del fotolog, pero no de vosotros.

Nuestros caminos se vuelven a encontrar.

Un besito.

Juan Antonio Carrión dijo...

Sensación de tristeza.
Caminar sin rumbo, a veces, es bueno, pero si no lo encuentras pronto, te pierdes.
Saludos y sigue caminando.