sábado, 9 de agosto de 2008

.Sinceridad en Odio.


"Me gusta contar las palabras y hacerlas bailar para ti", dejarlas jugar a su antojo formando poemas e historias que no forman parte de ti ni de mi y sin embargo nos describen a la perfección, o eso me creo y me digo y vivo los cuentos de otras personas creyendo que el papel principal me pertenece. Y leo entre líneas y siempre aparece tu nombre, aquél que borré de la pared de los sentimientos y que me sigue persiguiendo en sueños. ¿Por qué? Sólo pretendía olvidarte...

(Entra en la habitación, le arranca los papeles de la mano y se sienta en su sillón).

- Deberías dejar de escribir, Alice. Resultas demasiado repetitiva.
- Tú deberías dejar de existir, Peter, me harías un gran favor.
- Me temo que eso no va a ser posible.
Veamos... ¿tienes algo que contarme?.
- No.
- Deberías colaborar un poco. Todo sería mucho más sencillo.
- Odio lo sencillo.
- Cualquiera lo diría...
¿Qué más odias Alice?
- A ti.
- ¿Por qué? si puede saberse...
- Haces demasiadas preguntas.
- Es mi trabajo.
- Odio tu trabajo. Odio que me hagan preguntas, odio hacer preguntas, odio que me digas que te cuente algo, odio tener que hablar si no me apetece, odio que no me hable; odio la gente feliz y la odio porque yo no logro serlo, ¿envidia? odio sentir envidia, soy humana al menos lo reconozco, me odio.

Odio mi trabajo, odio tener que hacer lo que no me gusta, odio no ser capaz de hacer lo que siempre he soñado, odio tener miedo, odio el miedo, odio ser así. Odio la gente falsa, la gente que me sonríe y no lo siente, la gente interesada, los mentirosos, me odio cuando digo mentiras. Odio estar aquí diciendo lo que odio.

Odio la claridad, odio el verano, odio el dolor, el daño, odio sentir dolor. Odio la muerte, las enfermedades incurables, mi enfermedad. Odio los lunes, los sábados, me gustan los domingos. Odio la palabra odio, no se puede bailar con ella...

- ¿A quien escribías esto?
- A nadie.
Escribo porque me sale. Es el error que cometéis todos, creer que siempre hay un receptor en mis palabras. Escribo para mi.
- ¿Por qué?
- Me desahoga.
- Siempre es lo mismo pero de diferentes formas...
- No lo leas. Nadie te obliga
- Es la única manera que tengo de saber que sientes.
- ¿Y para qué quieres saberlo?
- Para curarte.
- No quiero que me cures.
- Antes decías que odias tu enfermedad.
- Mi enfermedad no es lo que siento, no vas a ayudarme así.
- ¿Es lo que crees?
- Sí.
- ¿Y porqué vuelves?
- Porque me obligan.
- Nadie te ha puesto una pistola en la cabeza, Alice.
- Dicen que es la única manera...
- ¿Qué quieres hacer?
- Desaparecer.
- ¿Por qué?
- Creo que ya no tengo nada que hacer aquí. ¿Sabes?, a veces siento que dejé mi vida en otra parte.
- Vete, no voy a retenerte.
- Gracias.

Se dispone a salir

- ¡Alice!
- ¿Qué?
- ¿Hay algo que no odies?
- Muchas cosas.

Abre la puerta

- ¡Alice!
(silencio)

- ¿Seguirás escribiendo?
- Nunca dejaré de hacerlo.

- Adiós.











13 comentarios:

Jara dijo...

A partir de Iván Ferreiro...


Y aunque nada tenga que ver con la canción, la frase sigue siendo suya.

Cendra dijo...

¡Ay! ¿Es sólo cosa mía? ¿Qué enfermedad tiene? ¡Debo de estar muy dormida porque eso no lo he pillado! ¿No puede parar de escribir? ¿Es éso? Sea como sea, aunque se me ha escapado ese detalle, el caso es que me ha gustado mucho. Me resultó un texto muy ágil, muy dinámico. Lo leí rapídisimo, y al acabarlo sólo podía pensar en que quería leer más!

Un abrazo

mariapahn dijo...

Me gusta, me gusta, me gustaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa siiii.
Entiendo que a partir de Iván surga creatividad, a mi me pasa y es un placer ¿a qué si?
Un besito

tressa dijo...

Que desesperación la verdad. Me estaba poniendo nerviosa, solo con leerlo; es como cuando algo te deja totalmente tensionada. Faltaría el principio y el final de la obra de teatro. Supongo que como tu, de formación profesional lo imaginaba todo en un escenario...
Un beso
Tressa

Lince dijo...

jarísima, jarísima...

Alice tiene un pronto mu malo eh!!
Tuvimos una conversación hace no mucho en la que te dije que el hecho de no contar cosas es algo que admiro pues en ocasiones no se escojen bien a las personas a las que se les cuenta... o algo...
Entonces... como Alice... yo también he leido entre lineas hoy en tu texto y he visto ese pensamiento por ahí perdío... yo que sé... igual es q la vista aun no me funciona del tó bien :P
Sabes?? pienso igual que Alice... prefiero que no me pregunten, prefiero contarlo si me da la gana contarlo (yo tb odio que me pregunten aquello de "por qué no me lo cuentas???" aggggg... el sumun de la desesperación)... y claro, aunque no es fácil tb trato de no preguntar demasiado... sobre todo si lo que me mueve es la curiosidad...
en fins, que con el final se me levantó el vellillo del brazo y de la barba jarísima
besos!!

p.d.: A Peter le puse la cara de la conciencia de Alice (leyendo entre líneas otra vez)

Sechat dijo...

Se me han escapado algunos detalles del texto, pero en general me ha abrumado la intensidad del odio que rezuma la protagonista. También he creído que Peter era la conciencia de Alice, aunque en algún momento le he llegado a ver como un Peter Pan que añora su infancia y quiere insuflar parte de ese candor y esa inocencia a Alice. Un saludo.

Sara dijo...

Pues qué decirte... me ha gustado, sobre todo, la profundidad que adquiere el personaje en un espacio tan corto. Es dificil definir un personaje en tan pocas líneas, pero tu lo has conseguido.
Y tengo que matizar... la frase es de Iván Ferreiro pero tu historia la ha hecho suya.

;)

мαяια dijo...

Me gusta Alice. Lo poco que sé de ella hace que quiera conocerla más. ¿Por qué? Pues... porque me resulta una persona muy real y transparente. Puesta a elegir (y aunque pudiese equivocarme mucho), siempre pondría la mano en el fuego por alguien que odia muchas cosas que por alguien que asegura amar/querer/adorar... demasiadas.

Los sentimientos de odio y cariño no se consiguen con facilidad, pero puestos a suponer que exageramos, siempre resulta más creíble todo aquello que decimos odiar que lo que aseguramos querer... No sé si me estoy explicando bien ¿?

El tema es este: me gustaría seguir conociendo a Alice y... ¿por qué no? también seguir sintiéndome identificada con muchos aspectos de su personalidad.

Y, por último, te dejo un "ya tú sabes" más para el montón, por aquello de no hacer este comentario eterno. Pero la cuestión es esa, que yo creo que, a estas alturas, no hace falta que te diga nada, porque ya sabes lo que te voy a decir... (que igual me equivoco, pero a mí contigo me pasa...) ;)


Un besito!

мαяια dijo...

¡AH!

Te cuento:

"Frase de Jara que, a su vez, parte de una canción de Iván Ferreiro... ¿qué hago? pues partir de ella y llegar a otra canción, ¿de quién?, ¿cuál?"

YA TÚ SABES LA RESPUESTA... ;)

Esta semana, el único motor que ha hecho mover mis dedos sobre unas teclas y no otras, ha sido ese...

~ dijo...

Intensidad!
Imagino a Alice dando tono,sonido a la palabra escrita,dando voz a lo que escribió y la intensidad puede palparse,sentirla uno.Necesitaba abrir esa puerta no para huir,sino para seguir adelante.Como dice al final no pensaba en ningún momento dejar de ser ella.
Para mi la obra es un expresión de libertad,de rebeldía(odio)de búsqueda,de vida(sinceridad) al fin y al cabo.

Un abrazo

David L. dijo...

Este dialogo me parece genial, no bueno, genial.

No sé si lo haces ya pero deberías escribir guiones, de verdad.

Un beso grande!!!!

www.cosasquehacenPOP.com

Ray dijo...

sabes??
yo también odio los lunes

мαяια dijo...

Me da que llego tarde para leer algo que ya no está...



:/