lunes, 10 de marzo de 2008

(...)

"Soy el mendigo que sólo acepta sueños"
que los roba sin pedir permiso,
que se alimenta sabiendo que nunca podrás conseguirlos.

Soy aquel que te pega un tiro en la nuca
destruyendo cualquier intento de seguir tu vida sin miedo.
Soy aquel que con una bomba rompe corazones
e ilusiones de cientos de personas.
Sediento de lágrimas, no tengo sentimientos.

Soy el destructor de realidades,
de esperanzas compartidas.
Soy el violador de la niñez,
el captador de mentes indefensas,
te rapto y te alejo
mientras con cuchillo y tenedor
me como la desesperación de los tuyos.
Me engorda, me da fuerzas.

Soy el cabrón que te da la primera paliza,
el mismo que te pega un segundo bofetón.
Soy el hijo de puta que te maltrata una y otra vez,
el mismo que termina con tu vida
cuando sabe que no podrá seguir
haciendo de tu existencia un imposible.

Soy el mendigo que anda libre por la calle,
descuartizando almas, sonriente,
con la cabeza bien alta
sabiendo que mañana pasearé a tu lado
y ni si quiera sabrás
que eres mi próxima víctima.

8 comentarios:

Jara dijo...

me da asco todo lo aquí descrito, pero esto es lo que vivimos...
Pretendía hacer de la frase poesía, ya que así me lo inspiró, pero las Realidades nos matan a diario.

Aaron dijo...

Me ha sobrecogido tu capacidad para escribir desde el estómago, desde la rabia. Es una realidad asquerosa, pero es la que nos toca vivir, y hay que enfrentarse a ella.

A los asesinos, maltratadores, terroristas, a toda la escoria que día a día humilla y mata a inocentes, vamos a decirles que ya está. Que se han acabado los días de risas y silencio, los días de licencia van a desaparecer.

No tenemos miedo, es duro, pero nos han golpeado tantas veces que ya no podemos tenerlo. No podemos dejar que los lobos llenen los cementerios...

Gracias, por escribir sin concesiones, desde lo que sientes en tu interior sin ceder a nada.

мαяια dijo...

¡I-M-P-A-C-T-A-N-T-E!

Es impactantemente terrible todo lo que menciones y es impactantemente buena la manera en la que consigues hacerlo...

Soy la fan Nº1 de este tipo de poesía tuya y... contra eso no hay infamia, atrocidad o barbarie que pueda.

Felicidades nena, una vez más (que, a sabiendas de cómo te las gastas, no será la última ni mucho menos...)

P.D. Como vengo de decirle a Aarón, os he dejado la respuesta en mi blog (a modo de comentario). Lo siento por haceros danzar de un lado para otro, pero... por un lado es para evitar colapsaros el blog con un comentario más largo de lo habitual (ejem...) y que nada tenga que ver con vuestro escrito y, por otro lado, para evitar que lo lea alguien que todavía no haya leído mi historia y le apetezca hacerlo, ¿vale?

Un besote reina y, otro vez, mi más sincera enhorabuena!!!

Paola dijo...

Hola. He encontrado tu blog en la página de Iván Ferreiro... y me ha encantado. Te felicito por lo escrito. Ya cuentas con una lectora más.

Carlos dijo...

Leerlo,leerlo desde las entrañas alzando la voz que no pueden callar,recitar cada verso con la fuerza que los impregna, leerlo tan solo,ya impresiona.
Ojalá en el hueco de las escaleras de cuyas paredes se oyen gritos respondidos con el silencio;en esas calles vacías frente al cadaver que yace en ellas;en esas manos que filman una agresión; estos versos resuenen con tal fuerza que dejen tan solo oir la vida.
Ojalá que mas blogs fueran la voz de los que no pueden defenderse.

Niobiña dijo...

Increible niña!! Has dejado salir la ira, y eso no es fácil, y menos para conseguir un resultado tan redondo e impactante como este...

Se te da genial escribir cosas de este estilo, y además es que todo lo que has expuesto es una realidad. Una realidad contra la que nos damos de frente día a día, y contra la que, por desgracia, muchas veces no podemos hacer nada, porque vivimos en esa ignorancia de no saber quien es la persona que se sienta a nuestro lado en el metro o el autobús...

Me ha gustado mucho!

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

Scry dijo...

Joe, qué horror, menuda agonía. Pero es verdad, cómo saber quién es un psicópata y quién no.
Lo has relatado estupendamente, mi enhorabuena, poco a poco desvelando agriamente los pensamientos del mendigo.
¡un besazo!

______________ dijo...

Vaya, poesía cruda en en salsa de realidad maldita. Muy duro e impactante, pero necesario. si no usamos las palabras para denunciar la maldad que hay en el mundo, ¿quién lo hará por nosotros?

Bravo por ti.

Un abrazo,

Pedro.