lunes, 26 de noviembre de 2007

Un día para la infancia, ¿y el resto?

“El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación”. Este es el eslogan de la campaña de este año. Han confiado en mi, una chica de 28 años a la que no le gustan los niños.

Me llamo Luna, soy fotógrafa y no me gustan los niños. ¿Esto ya lo había dicho verdad? A muchos os podrá parecer extraño pero es así. No preguntéis por qué. Mi instinto maternal se esfumó con mi propia infancia, la cual no os voy a pasar a relatar porque
sinceramente os importa más bien poco y no quiero que penséis "pobrecita, quizás ese sea el motivo por el cual no le gusten..." Dejad de pensar por favor. Los motivos son míos. De nadie más.

Cuando me dieron el proyecto ayer por la tarde, justo cinco minutos antes de que acabara mi jornada laboral, se me quedó la cara de perro que si os imagináis un poquito podréis visualizar en vuestra mente.
- ¿Qué te parece? - dijo la directora
- Un reto - contesté sin mucho ánimo... Y me fui.

Mientras me iba alejando ella gritaba - el lunes a las 7 de la tarde tienen que estar las fotos sobre mi mesa.
- ¿Te fías de mi? -pregunté.

Ella asintió y sonrió.
- Estará a las 7:30

No soy nada graciosa lo sé, pero me gusta poner de mala leche a la gente. Razón: Diversión. Consecuencia: Quien me conoce sabe como soy, por lo cual no existe tal reacción o existen varias según sea la persona, y para los que no, una cara de: "¿y ésta de qué va?"

No hubo reacción por parte de la directora. Al menos esta vez.

Me fui a casa y me preparé un sopa bien caliente. Cogí mi manta y me senté en el sofá. Puse un poco de música relajante y sentí como el caldo ardiendo se desplazaba dentro de mi. A mi lado una carpeta roja cuyo proyecto anteriormente citado iba dentro, conseguía que la relajación no llegara y el mal humor se apoderara de mi.

Pasé las hojas hasta llegar a colaboradores. Marta: hemos trabajado varias veces juntas, no acabamos de encajar pero el resultado siempre ha sido magnífico. Luis: ¿Luis? ¿ Qué hacía aquí? Es un fotógrafo que conocí en Venecia hace aproximadamente un año. Rubio, ojos azules, manos perfectas, inteligente, observador...{ "Aquí hay lío" estaréis pensando algunos, "oh no! esto se va a convertir en un relato de amor". OS EQUIVOCAIS.} No me gustan los rubios, ¿prejuicios? ¡Quizás!

Dormí dos horas. Hora y media fue una pesadilla. Así que descansé media, a la que si le quitamos los 10 minutos que me tomé para recuperarme de la pesadilla, se queda en 20. Lo único bueno de la noche es que tal sueño me dio una idea.

"LAS MARAVILLAS" Recordé este Lugar Infantil que se encontraba situado sólo a dos manzanas de la casa que me vio crecer. Y hasta allí me fui a fotografiar cada rincón y cada rostro de aquella Casa- Hospital. (Sinceramente no sé ni como catalogar).

PRÓXIMO DESTINO: SANTANDER.
Cuando llegué allí comenté mi idea a la directora del hogar. Aceptó y me enseñó las instalaciones. Nada más acabar llamé a mis colaboradores para indicarle las coordenadas del lugar que íbamos a proceder a fotografiar. Al día siguiente a las 9 comenzaríamos las sesión.
Mientras, me trasladé al centro comercial más cercano en busca de botes de pintura, brochas, rodillos y toda clase de utensilios para comenzar con mi propio RETO.

Os diré que mi idea simplemente consistía en fotografiar a aquellos niños, pero cuando pasé un rato con ellos supe que tenía que hacer algo más, así que decidí que cambiaríamos un poco el aspecto de su hogar. No pregunté por ellos, ni cual era el motivo por el que se encontraban ahí. No quería fotografiar sus vidas sabiendo por lo que habían pasado,quería que sus ojos hablaran.

- ¿Por qué quieres maquillar la realidad? - Me dijo Luis cuando llegó y les comenté la idea.
- No maquillo nada. Simplemente las paredes blancas no me gustan.


Nos pusimos manos a la obra entre los 3 ( si os preguntáis que dijo Marta al respecto, os diré que nada. Ella nunca opina, simplemente hace lo que le mandan), los ayudantes del centro y hasta los propios niños. Dejamos de lado el color blanco-enfermo y llenamos las paredes de color e ilusión. Jugamos con ellos y fotografiamos sus sueños, sus mejores sonrisas y sus pensamientos. Incluso la paz que se respiraba cuando todos se iban a dormir. Tardamos dos días pero el resultado fue inmejorable.

Cuando se trabaja sólo no se puede captar todo lo que te gustaría, siempre hay detalles que se escapan y miradas que se pierden. De esto modo conseguimos que todo fuera triplicado.
No maquillamos sus vidas. Simplemente hicimos que se sintieran bien y se divirtieran , porque sus pasados ya eran demasiado tristes para que esas imágenes quedaran grabadas de por vida. Y ya sé que tenían un hogar, en el que por cierto son felices (como ellos perciben la felicidad), pero ¿ por qué no decorar su espacio? ¿Qué tiene de malo?

Cuando el lunes a las 6:59 pm entregaba mi proyecto fui criticado.
- ¡No es esto lo que queríamos Luna!
- ¿Y qué querían?
- Lo sabes perfectamente
- Si fuera así, no hubierais contando conmigo. ¿De qué sirve ver las calamidades a las que han sido sometidos durante años? ¿De qué sirve ver a los niños del tercer mundo, trabajando en la tierra? Ver sus señales tatuadas en sus cuerpos, ver sus sonrisas calladas... ¿Para concienciar a la humanidad? Seamos sinceros, lo único que se consigue con todo ello es que la gente piense 5 minutos en lo lastimosas que son sus vidas, conseguir que una vez al año se hagan maratones para recaudar dinero, ¿y el resto del año? ¿Un día universal del niño? Es estúpido sabes, Así que ya que existe ese día ¿ por qué no hacerlo un poco más fácil? Los 364 días restantes vivimos con toda esa mierda, y quien no lo quiera ver, tampoco lo hará ese día. Créame la gente que quiera hacer algo no va a esperar al día 20 de Noviembre para hacerlo. Los maltratadores, los robadores de infancias, el mundo en general que se empeña en martirizar sus vidas no van a reaccionar por ver una vez más la vida de un niño que ha dejado de serlo...

Pero quizás mostrando el otro lado, la cara feliz, a alguien se le encoja el corazón, sabiendo que los que están a su alrededor no sonríen, y quizás, sólo quizás, se empiece a hacer algo de verdad.

Haga lo que quiera con esas fotos. Son buenas y usted lo sabe. Traerán cola. Pero si sólo una persona se da cuenta y mira lo que realmente queremos decir, habrá merecido la pena.

8 comentarios:

мαяια dijo...

Mi mundo (o al menos ciertas partes importantes de él: carrera, trabajo, estudios, motivaciones...) gira en torno a los niños, esto ya lo sabes. Y también sabes como soy (aunque no del todo, sí en muchos aspectos. Y en otros tantos en los que me siento, no sé si de manera acertada o no, muy cercana y parecida a ti, aunque bueno... en otros muchos también me encantaría parecerme porque no es así, ¡qué más quisiera yo!)...

Sabes también que soy una cotorra y que mis comentarios se suelen caracterizar por lo largos que son. Pero te aseguro que sólo son largos cuando realmente tengo algo que decir (aunque, como ahora, no termine de saber hacerlo).

No tengo ni una sola pega. El relato es súper bueno. Me gusta la historia, el estilo, la forma, las palabras, el contenido... ¡TODO!

Y me gusta lo que dices y cómo lo dices. Y si hubiera habido concurso con esta frase, para mí el ganador hubiera sido este. Sin necesidad de leer ninguno más.

Muchas veces te digo que me has tocado la fibra, pero es que esta vez (que tampoco es la primera), has escrito lo que me hubiera gustado escribir a mí.

¿Me callo ya, no? ;) Sabes perfectamente lo que quiero decir, aunque lo esté haciendo fatal. Y me las piro a recomendarte, porque como ya te he dicho, no necesito leer más para saber que tu historia es la mejor (al menos para mí).

Un besote enorme! de corazón ;)

Miki (El Niño Rockero) dijo...

Muy weno sí señor, me ha gustado mucho y estoy de acuerdo totalmente con Luna. Eso sí es hacerlo algo por los niños (y eso que no le gustan, la bondad humana existe).

El mensaje queda claro y me encanta. No hay más que decir. Me ha gustado la idea de usar una fotógrada para expresar lo que quieres. Plas plas.

Un abrazo!

PD: mi guardería se llamaba "Las Maravillas" (en el Viso). La mención que has hecho de "Las Maravillas" es inventada o es real?? Mira que como conozcas mi guardería me descojono jaja.

wannea dijo...

buaaaaaaaaaaaaaaaaa cuanto recuerdo lleno de pieses!!! ains, y el mio andando por ahi.... si es que.... me encanta tu casa nueva, solo venia por cotillear jiji ya vendré con tiempo a leerte, muchos bessos wapa!!

por cierto, tu nuevo hogar es encantador :P

Carlos dijo...

Bienvenida y lo mejor en esta nueva travesía por el mundo blogger.
Todo esfuerzo es poco en la lucha contra la explotación y maltrato de niños.No,no hay que esperar al 20N,mañana,esta noche mismo,cada día.

___________________ dijo...

Muy bueno el cuento. Me uno a la recomendación de María :) Me ha gustado todo él, tanto lo que cuenta, como el mensaje que destila desde el título hasta el final, como la forma en primera persona, tan cercana, con que lo narras. Especialmente esa primera persona le da muchísima fuerza, a una idea por otro lado muy buena.

La verdad es que siempre he pensado que los días "de..." no arreglan nada pero tienen su utilidad, aunque sea para acordarnos de que la pelea es los 365 días.


Un saludo,

Pedro.

Pd: Mejor leerte en blogger, soy de los que se pelean con los spaces :D

Hellraiser dijo...

Primero de todo felicidades por tu nueva casa!
Es un alivio poder entrar tranquilamente a pasear por aquí sin las aduanas ni caravanas a las que nos tiene acostumbrados el space.

Bueno, y después de la bienvenida viene el verdadero comentario!

Muy bueno, nena. Una historia explicada con sencillez y carisma dejando muy claro el mensaje final que conlleva la frase de esta semana. Has sabido plasmar con encanto el trabajo del fotógrafo junto con el carácter (que no me digas que no...), te delata; sobre todo las "respuestas bomba".

Felicidades nena!

Aunque hay algo que no me acaba de cuadrar del todo: ¿Cómo es que a una persona que le desagradan tanto los niños hace todo eso por ellos?

Un beso... fotografiadora de pieses kilométricoceros!

Tormenta dijo...

primero me gustó, luego me enterneció y finalmente me emocionó.
me ha gustado Jara.
un besito!

Anónimo dijo...

Mola esta jara
Sabes qué creo? Que hay gente a la que se llega por diversos motivos.
Hacia el final, lo que yo creo que realmente planteas es la duda de cómo llegar a todo el mundo, cómo sensibilizar a todo el mundo.
Y surge la duda: Centrarnos en un público o captar la atención para luego centrarnos en más público
y sabes qué creo? que no soy ni publicista, ni periodista, ni nada.
P.D.: Habrás notado que no he tocado el tema principial (principial, digo yo, viene de la palabra "principio")... en ese tema sobran las palabras